“REBRANDING”

O la importancia de llamarse Ernestina

¿Qué harías si no tuvieras Nombre?

Poca cosa, la verdad… El nombre nos identifica, nos diferencia en este mundo. Y en el mundo de las empresas y productos, al negocio del nombre se le denomina “branding”, en el idioma del imperio, para variar.

Nuestro nombre o Marca es lo que nos identifica, lo que nos diferencia del resto y nos hace únicos, nos ayuda a posicionarnos en el mercado y nos hace atractivos a los ojos de nuestros clientes.

Si los nombres de persona evolucionan con las modas: “Izan”, los de empresa hacen lo propio… han de evolucionar o en su denominación, en su aspecto visual o ambos.

Por eso el Banco Santander ahora es “Santander”, y Telefónica, que suena viejuno, evolucionó a MOVISTAR. Son “rebrandings”.

Con el rebranding reconectamos nuestra marca con el mercado de una forma efectiva: un restyling de nuestro logo o un cambio en la tipografía nos hace renacer y convierte nuestra marca en un elemento fresco, atractivo y renovado.

Señor gurú dice: una buena estrategia de rebranding bien vale el esfuerzo y el empeño, produce una impresión INMEDIATA en nuestros clientes, que perciben “movimiento”;

… y un rebranding mal desarrollado puede dañar la imagen de nuestra empresa de una manera irreparable.

¿Cómo plantearte acometer una estrategia de rebranding exitosa?

En señor gurú utilizamos el eficaz juego de las preguntas – respuestas:

¿Quién es mi competencia y como se da a conocer en el mercado?

Cuál es el significado de su marca, qué transmite… son interrogantes que debemos resolver para dejar claras nuestras diferencias y sobre todo para determinar nuestras fortalezas y debilidades frente a nuestros competidores.

¿Quien soy, qué transmito y qué quiero transmitir?

Cuál es el verdadero motivo para el rebranding de mi marca, cuáles son mis valores, qué me hace diferente del resto… En resumen, tener claro quién eres y qué quieres es fundamental para saber dónde quieres llegar.

¿Cómo quiero que sea mi nueva marca?

Una idea expresada a través de un símbolo o un icono que evoca un recuerdo en el consumidor, una palabra inventada, varias palabras… las posibilidades son infinitas.

En cualquier caso, debemos tener muy presente que vivimos en un mundo globalizado y que nuestro mercado es, en realidad, todo el mundo; por tanto, la internacionalización de nuestros productos es el siguiente paso y nuestro rebranding debe estar adaptado a esta realidad.

¿Qué opinan los demás de mi nueva marca?

Hay que encajar las críticas, siempre que sean constructivas. Las primeras impresiones de una muestra de nuestro target nos ayudará a saber si estamos haciendo bien nuestro trabajo o si es mejor dejar ese camino y empezar de nuevo. Al fin y al cabo, el objetivo del rebranding es conectar con el mercado.

Haz caso a señor gurú: lo importante es llamarse y llamarse bien.

¿Sabe el mar cómo se llama,
que es el mar? ¿saben los vientos
sus apellidos, del sur
y del norte, por encima
del puro soplo que son?

La voz a ti debida
Pedro Salinas

¿Hacemos algo?

DINOS ALGO QUE NO SEPAMOS

2019-06-04T09:32:29+00:00

Hola otra Vez!

Si le has dado al signo más eso significa dos cosas: que andas por aquí y que eres curios@.

Somo un equipo creativo orientado 100 % al mundo digital que da respuesta a las necesidades de las empresas en Comunicación Digital: desde la estrategia al final del proceso.

Y lo hacemos 100 % free de egos creativos, sin ruido, con nueces y con precios del siglo XXI (o sea, sensatos).

El camino, andando

Expresarse es bueno